Saltar al contenido

Palmeritas teriyaki

2 02Europe/Madrid mayo 02Europe/Madrid 2013

26042013085 28042013088 28042013089

Desde el fin de semana pasado tengo pendiente contar lo de mis palmeritas teriyaki.

Esta idea surgió porque, cuando vamos por ahí las amigotas de vinitos o cervezas, en algunos sitios el personal es muy parco con los aperitivos y enseguida nos quedamos a dos velas. Además, muchos garitos -precisamente los que más nos gustan- andan un poco escasos de carta de picoteos, por no decir que te ofrecen dos patatas fritas o cuatro panchitos, y para de contar. Ante esta situación, a veces llevamos en el bolso bolsitas de quicos o similar, que vamos sacando sigilosamente. Pero esta vez decidí que el domingo las cervecitas tendrían un acompañamiento adecuado e innovador.

Dado el éxito de las palmeritas dulces… ¿Por qué no probar con las saladas?… Aquí está el resultado: rico, fácil, rápido y limpísimo de hacer.

Ingredientes

1 plancha de masa de hojaldre rectangular

4 cucharadas de salsa teriyaki

2 láminas rectangulares de alga nori

Con estos pocos ingredientes y un horno nos ponemos a ello.

Colocamos la plancha de masa apaisada y Pegamos sobre ella las láminas de alga nori, cubriéndola por completo. Mojamos bien las algas con salsa teriyaki para que se hidraten bien. En caso de no hacerse, me temo que las pobres algas se quedarían echas polvo, y nunca mejor dicho. Yo las dejé el tiempo que dura “Georgia on my mind” y fue perfecto.

A todas estas, vamos poniendo a calentar el horno a 180 o 190 grados, que así tendrá que estar cuando metamos las palmeritas.

Pues bien, como en la receta de las palmeritas al coco, enrollamos la masa desde ambos lados y hacia el centro, de manera que se formen dos cilindros iguales y unidos longitudinalmente. Una vez hecho esto, cortamos rebanadas de masa de un dedito de grosor y las vamos colocando separaditas en la bandeja del horno. Una vez ahí las aplastamos un poco y las pintamos con más salsa teriyaki.

El trabajo que queda ya le corresponde sólo al calor del horno, donde han de permanecer 17 minutos a 190 grados.

El resultado es muy sabroso y jugoso, estupendo para el picoteo vespertino.

¡Viva la fusión hispano-japonesa!

Y, esta vez, además de las fotos, va el enlace a la canción (aunque no es la versión que yo tengo), para facilitar los tiempos y -¿quién sabe?- acompañar la cata.

http://www.youtube.com/watch?v=wSF6hh2QlCg

Dejar un comentario

¿Qué te sugiere?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: