Saltar al contenido

Teretrufas

6 06Europe/Madrid mayo 06Europe/Madrid 2013

Esta versión de las trufas de chocolate parte de una receta que me ha dado mi querida amiga Tere.

Llevaba ella bastante tiempo insistiendo en que probase a hacerlas. La cosa es que yo no me ponía a ello porque no quería verme con un puñado de trufas de chocolate para desayunar y, como ya he contado en otras entradas, mis pinitos reposteros van encaminados principalmente a los desayunos.

No obstante, como hoy tengo invitados a merendar a dos mocetones para pasar una cibernética tarde frente a mi rebelde ordenata, me puse ayer tarde manos a la obra con un nuevo bizcocho y con las Teretrufas que describo a continuación:

Ingredientes:

60 gr. de mantequilla

120 gr. de chocolate sin leche

1 yema de huevo

1 cucharada de licor de café

1 cucharadita de café soluble

1 cuhcharada colmada de azúcar glas

1 puñado de coco rayado

1 cucharadita de canela en polvo

1 puñado de chocolate en polvo o fideos de chocolate

¡A por ellas!

Derretimos el chocolate y la mantequilla en el microhondas, que es más rápido y cómodo que bañarlos como la famosa María de las recetas.

Ya blanduchitos (cuidado con pasarse con los tiempos, que se ponen enseguida que pelan), se pasan a un recipiente para batirlos con varillas y hacer una masa espesita y cremosa.

Por otra parte mezclamos la yema de huevo, el azúcar, el café y el licor de idem. También se bate y se revuelve bien, para añadirlos a la crema de mantequilla y chocolate.

Todo junto se bate y, ya unificado, se mete en el congelador. Ahí lo dejamos al menos 30 minutos para que la mezcla se enfríe bien y se pueda trabajar con facilidad.

Preparamos dos platos hondos y un recipiente para ir dejando las trufitas ya hechas. En uno de los platos ponemos el coco rayado y la canela mezclados, mientras que en el otro echamos el cacao en polvo o los fideos de chocolate.

Cuando la pasta ya está bien fría y con suficiente consistencia, con una cucharita vamos tomando porciones y dándoles forma redondita, tal y como las madres han hecho las albóndigas toda la vida.

Cada una de estas “albondiguitas” de chocolate se pasan por uno de los dos platos para ser rebozadas, bien en coco y canela, bien en más chocolate. Esto hay que hacerlo rapidito, que la pasta va perdiendo frío y cada vez se trabaja peor.

Finalizado el proceso, metemos las teretrufas en el congelador para que se conserven estupendas y rozagantes, y las sacamos un ratito antes de que aparezcan los invitados a merendar.

En mi caso, aunque estos aún no han llegado, puedo dar fe de que están estupendas porque ayer por la tarde mismo ya se les adelantó alguien para probarlas… Y es que no te puedes fiar de los hombres…

2 comentarios
  1. Un goloso permalink

    Estaban realmente buenas, sin duda mucho mejor que las de pastelería.

    Me gusta

Responder a Un goloso Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: