Saltar al contenido

Amaterasu y la Reina de la Noche

21 21Europe/Madrid septiembre 21Europe/Madrid 2017

Anoche pude disfrutar de una representación de “La flauta Mágica” transmitida en directo desde la Royal Opera house en Covent Garden. Seguirla desde el cine, claro está, no es lo mismo, pero no deja de ser un placer.
Hoy recordaba esta entrada del otoño pasado, y me reitero en lo dicho: las voces femeninas son mucho más luminosas en esta ópera que las masculinas. La Reina de la Noche es de una brillantez deslumbrante, sin ninguna duda, mucho más que Sarastro que, a su lado, luce poquísimo.
Con una mala de tanto relumbrón, me sumo a aquello que gritaba la Bruja Avería: “Viva el mal! ¡Viva el capital!”

18 de diciemgre de 2016

Desde el espacio,
modulando las sombras,
ríe traviesa.

En la cosmología shinto el Sol es una diosa, amaterasu.
Me parece un acierto pleno: nada de lunas luneras cascabeleras, traicioneras y liantas.
La luz, tanto en sentido físico como metafórico, la Sabiduría, la bondad, el bien, son los atributos de una diosa hermosa, alegre y juguetona, que, cuando se esconde, deja a todos a oscuras -ni siquiera a dos velas-, tanto a dioses como a hombres. Aunque, si bien es cierto, no por mucho tiempo, porque el aislamiento no es lo suyo y, en cuanto escucha el jolgorio fuera de la cueva donde se ha ocultado, no puede evitar asomarse.
Hoy, escuchando esta preciosa aria de “Der Hölle Rache kocht in meinem Herze”, pensaba que más me suena a sombras, maldad e ignorancia la voz de bajo de sarastro que la elevada y luminosa de la Reina de la Noche.
¡Qué poco atinada distribución de voces y de papeles!
Siempre he pensado esto al escuchar “La flauta mágica”. Sin duda, la “buena” tendría que ser ella y no él, como pasa en la cosmología japonesa: amaterasu es la luz, generosa, inteligente y bondadosa, mientras que sus dos hermanos, Tsukiyomi (dios de la luna) y Susanoo, tiran más bien a brutos, agresivos y no muy espabilados.
Si una servidora tuviera conocimientos y capacidades musicales suficientes (¡Ahí es na!) compondría una versión de “La flauta mágica” a la japonesa, dándole la vuelta a todo, ¡y que se chinche la misógina masonería!
Aunque, bien es cierto que, al menos en esta reencarnación y por mi causa, me parece que no se va a chinchar nadie…
Y, por alusiones, aquí el enlace a la versión de Sumi Jo, que me ha gustado mucho (la de veces que habré intentado yo en la intimidad de mi domicilio llegar a esas alturas de gorgoritos… Ay, qué lástima… ni canto, ni compongo, ni nada de nada).

Dejar un comentario

¿Qué te sugiere?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: