Saltar al contenido

Bollo salado al camembert

10 10Europe/Madrid abril 10Europe/Madrid 2013

Hay personas que no son capaces de hacer una receta si no tienen todos y cada uno de los ingredientes, mientras que otras parece que no pueden seguir un patrón ya fijado, así las maten. yo pertenezco al segundo grupo, y esto se aplica en todas las cosas que hago y, por ende, en las que dejo de hacer, porque hay muchas cuestiones que requieren de una disciplina, a veces tediosa en origen, y yo no tengo ni la paciencia ni la resignación de seguirla.

Si echo la vista atrás, creo que en otros momentos de mi vida si lo hice, y con un tesón y una dedicación inquebrantables. ¡¿”Ubi sunt” aquellos bríos?!

En esas estoy ahora con la repostería. Con cuatro cosas que sé y ganas de experimentar, voy haciendo distintos tipos de bollos, sencillos y, la verdad, muy ricos. ojalá fuera tan fácil, por ejemplo, aprender algo de solfeo o empezar a tocar el piano. Eso sí que requiere algo más de cuatro ideas y “a ver qué pasa”. En fin, la paciencia no es un ingrediente de mi carácter y con la música no hay resultados rápidos…

… Pero con esto de los bollos sí, y en algo más de una horita se puede obtener un resultado bien rico.

Hoy voy a contar la receta del bollo salado al camembert, que le ha gustado tanto a mi querido profesor de piano -que sí que tiene paciencia conmigo-, que, cuando lo probó, me pidió que se la apuntase, conque ahí va (para hacerle la pelotilla, ya que no estudio):

Ingredientes

1 Yogurt natural.

125 gr. de mantequilla salada.

1 quesito camembert (se entiende una porción de los que venden así divididos en cuñitas).

3 huevos grandes.

3 medidas del vaso de yogurt de harina de trigo, mitad blanca, mitad integral.

5 gr. de levadura tipo royal.

1 puñado de semillas de sésamo crudo.

Elaboración

Separo las claras de las yemas de los huevos, las levanto a punto de nieve, añadiéndoles un poco de sal, y las reservo.

bato bien las yemas con el yogurt, la mantequilla y el quesito. Esta fase es mejor hacerla al principio con la batidora de cuchillas, hasta que el quesito esté bien triturado. Una vez que se logra esto, se pueden ya poner las espirales amasadoras o las varillas, si son fuertes, porque la mezcla va a ser muy consistente.

Poco a poco voy añadiendo la harina, ya mezclada entre sí y con la levadura. Como decía, el resultado será una masa muy compacta, que requerirá de una amasadora bien potente.

Por último, despacio y con suavidad, se añaden las claras a punto de nieve, sin mover mucho, sólo lo justo para incorporarlas.

Se vuelca la mezcla en un molde y se cubre con unos puñaditos de semillas de sésamo.

Antes de meterlo en el horno, este ha de estar precalentado a 180 grados. Se deja unos treinta minutos y se pincha con la aguja de hacer punto para ver cómo va la cosa. Con diez o quince minutos más el bizcocho estará hecho, porque, al tratarse de una masa más sólida, el tiempo de cocción se reduce bastante.

El resultado es un bollo muy rico, muy apropiado para tomar con un vinito y otras tantas cositas de picar.

2 comentarios
  1. La germana permalink

    Hmmmm, que rico suena….. Gracias por compartir tus experimentos culinarios (y tantas otras cosas….) Lo probaré. Un beso

    Me gusta

    • ¡Gracias, querida! ¡Que gusto tenerte por aquí y compartir contigo! ¡Que os guste!

      Me gusta

¿Qué te sugiere?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s