Saltar al contenido

Rosquillitas de primavera (con almendra y canela)

25 25Europe/Madrid febrero 25Europe/Madrid 2014

rosquillas almendra y canela

Aunque todavía falta un mesecito para que entre la primavera tal cual, ya se va barruntando en el ambiente. Y en esta época reaparecen los dulces de Semana Santa, con su gusto y su aroma a canela.
Estas rosquillitas tienen precisamente ese sabor y dejan un aroma en la casa que invita a evocaciones alegres y serenas.
Voy a contar con qué y cómo las he hecho, para que quien quiera pueda disfrutarlas.
Empecemos por los ingredientes:

150 gr. de harina integral de cebada
150 gr. de harina blanca de trigo
1 cucharada de levadura tipo Royal
140 gr. de mantequilla
140 gr. de azúcar moreno.
1 huevo
50 gr. de chocolate en polvo
50 gr. de almendras crudas picadas
2 cucharadas de canela en polvo bien colmadas
60 ml. de leche de soja

Ahora vamos a ello:

Ponemos en la cubeta de la amasadora las harinas y la levadura y las mezclamos bien. Añadimos las almendras picadas, la canela, el chocolate y el azúcar y lo removemos todavía mejor.
Formamos con todo ello una especie de volcán y en el “cráter” ponemos el huevo y la mantequilla casi derretida.
En ese momento empieza a funcionar la amasadora a velocidad mínima y, poco a poco vamos echándole a la masa chorritos de leche de soja, sin pasar de los 60 mililitros, porque, si dejamos la masa demasiado líquida, resulta inmanejable. Como decía en la receta anterior, debe tener una textura semejante a la de la plastilina y resultar ligeramente pegajosa.
Cuando la mezcla ya está completa, pasamos a velocidad media en la amasadora y la dejamos unos cinco minutos haciendo su trabajo.
Enharinamos una superficie para amasar las rosquillas. Yo suelo utilizar una bandeja mediana para que no se me llene toda la cocina de harina. Resulta más limpio que hacerlo sobre la encimera y, como las piezas a amasar son pequeñas, se puede hacer con comodidad.
Tomo pequeñas porciones a las que voy dando la forma y colocando sobre la bandeja de silicona o sobre la del horno, previamente cubierta por un papel de hornear.
Entretanto, precalentamos el horno a 190 grados y, cuando ya está echando chispas, metemos nuestras rosquillitas y las dejamos ahí 20 minutos, disfrutando antes de comerlas del aroma que se extiende por la casa.

Dejar un comentario

¿Qué te sugiere?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: